.


[ artículos ]       

El manual del primerizo
Jairo (geniale)

SEGUNDA PARTE

La muerte de los peces, o la cantidad de enfermedades que desarrollan a los pocos días de ser depositados en su nueva residencia, son etapas muy crueles que tenemos que vivir quienes somos noveles en el mundo de la acuariofilia.

Después de la primera crisis empezamos a darnos cuenta que esta 'afición' es más que eso. No es sencillamente tener un acuario lleno de lindos peces de colores que adornen algún rincón de la casa, sino una responsabilidad inmensa brindarles el ambiente más sano, cercano a lo ideal.

Lo primero que debemos hacer cuando las dificultades saltan al escenario, es tener calma y tratar de entender que está sucediendo. Si estamos cuidando un hermoso cachorro canino ¿qué debemos hacer? Inicialmente conocer la raza, el tipo de alimentación que necesita, que espacio requiere y cuánto ejercicio. Igual pasa con los peces. Eliminemos la especie, pues en este rincón solo hablamos del Goldfish y sus distintas variedades. Descubrir un poco de cada variante es necesario (Oranda, Ryukin, Telescopio, Cabeza de Burbuja etc), pero más allá de cualquier cosa, lo realmente importante es entender que estamos hablando de seres vivos que se reproducen, crecen y mueren en el agua. Todo un proceso natural distinto al que viven las mascotas regulares (gatos, perros, aves etc), de ahí que sea tan elemental, como fundamental, conocer y aceptar la importancia que el agua juega en el bienestar de los "chicos".

Pretender explicar una vez más el complejo ciclo del agua sería imposible para mí, no tanto por el manejo de los términos, sino porque ya hay quienes lo han hecho, y muy bien, solo basta leerlos.

Pero así como decidí algún día saber qué papel jugaba el cloro en el agua, no como gas sino como sustancia letal (por eso se evapora al cabo de una horas); o que eran los nitratos, nitritos o el amoniaco, solo por citar algunos elementos, me pareció que lo más correcto era entender y aceptar, como estaría escrito en una cartilla elemental (pues soy principiante), que el agua es fundamental para la vida de los peces, pero también un acuario puede ser un 'ataúd' ideal para asesinarlos de manera inocente, y con las mejores intenciones.

Decir que lo mejor es madurar un acuario antes de poner peces en él sería lo más lógico, pero eso casi nunca sucede. Generalmente quienes clamamos por ayuda al primer brote de epidemia es porque tenemos un acuario pequeño debido al poco espacio existente en la casa, el cual está superpoblado en un porcentaje bastante alto (gracias a los vendedores), o porque empezamos por curiosidad este 'hobby' sin imaginarnos lo que nos esperaba. Ciegos completamente.

Estando ya con el 'problema' encima (para mí ha sido un reto), tomemos soluciones y aceptemos realidades.

-No nos desmoralicemos si empezamos a perder ejemplares. Da tristeza, pero es la única manera que adquirimos experiencia práctica, así se nos parta el corazón. El sacrificio de los primeros ejemplares (que ojalá no ocurriera), será en benefició de la segunda camada. Yo también pensé en irme (se me murieron cinco), pero me pareció más importante quedarme, aprender y cuidarlos bien.

-El agua tiene agentes buenos y malos. Los buenos, así como los malos, se producen de manera natural tras descomponerse los alimentos y los excrementos de los peces, hasta que hay un punto de equilibrio. También hay aditivos artificiales que nos ayudarán a que este proceso se acelere, así como en la eliminación de compuestos químicos y metales que aparecen en las aguas industriales. Ahora, mientras esto sucede, es una obligación que no admite reparos tener las herramientas para medir los niveles de amonia y el PH del agua. La dureza también es importante, pero lo primero es lo primero.

-El amonia puede aparecer así el acuario esté maduro y el PH puede cambiar en cuestión de horas. Entender qué hace cada uno es importante, pero lo es más comprender y aceptar que son letales y que hay sistemas de medición diseñados para controlarlos y técnicas para evitarlos. Sino quiere estudiar y profundizar en lo primero, porque le parece innecesario o aburrido, acepte lo segundo.

-Es tan delicado el asunto del agua, que inclusive en acuarios finamente madurados, los nitratos (menos dañinos) pueden ser convertidos en nitritos (enemigos totales) por bacterias que revierten su proceso de reducción, al ser utilizados para tomar energía y atacar a los habitantes del mismo.

He entendido que el agua no es clave en este pasatiempo, sino vital desde el momento en que se adquiere el acuario. Los novatos nos equivocamos sin querer, pero lo importante es no volver a caer en imprecisiones.

En el siguiente capítulo de este improvisado manual (sí me lo permiten), quiero explicarle a los más novatos que yo, cómo he podido vencer a los enemigos de mis peces, y cómo lucho para evitar su presencia. Me cuesta un poco de tiempo, pero desde que lo hago ya no gasto tanto dinero en medicamentos afortunadamente, no por el dinero en sí, sino porque mis chicos andan bien, muy bien.

Continuar con la Tercera Parte



Mi nombre es Jairo y soy colombiano. Resido en la ciudad de New York desde hace 20 años, y aquí me gradué en periodismo, así como en producción de radio y televisión.

Actualmente trabajo escribiendo de manera independiente para varios medios del país (todo ellos en el mercado hispano) y en mi ciudad realizo labores periodísticas para la radio desde hace mucho tiempo. Soy especializado en deportes y más exactamente en fútbol, aunque mi experiencia me ayuda a manejar casi todos los frentes de la información.